Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

Si sabe cómo se contagia el VIH y qué sucede una vez que el virus se aloja en el organismo, estará más preparado para protegerse y proteger a otros de esta enfermedad.

El VIH es transportado por el semen, el fluido vaginal, la sangre y la leche materna.

  • Durante el acto sexual, el VIH puede ingresar al cuerpo a través del delicado tejido que recubre la vagina, el pene, el ano y la boca.
  • Si se comparten agujas al usar drogas, hacerse un tatuaje o colocarse un aro en el cuerpo, el virus puede ingresar al torrente sanguíneo.
  • Una madre con VIH puede infectar a su hijo durante el parto y al amamantar.

Luego de infectarse con VIH, el virus ataca al sistema inmunológico en etapas. Una persona infectada puede lucir y sentirse completamente sana, pero esa persona puede contagiar a otras después de haberse infectado con el virus.

Es posible que una persona con VIH no manifieste síntomas durante años. Un test de sangre positivo para detectar anticuerpos del VIH entre seis semanas a seis meses después de que el virus ingresa al cuerpo puede ser lo único que indique la presencia de la enfermedad.

Cuando el virus se activa, los síntomas comienzan a manifestarse. Entre ellos se incluyen: inflamación de las glándulas linfáticas, fiebre, sudores nocturnos, diarrea, erupciones en la piel y llagas. Los síntomas pueden ser leves al principio y luego empeorar lentamente y persistir durante períodos cada vez más prolongados.

El SIDA es la última etapa de la infección de VIH. Enfermedades y distintos tipos de cáncer comienzan a debilitar el cuerpo. Estas enfermedades, y no el SIDA en sí, causan la muerte. El VIH también puede atacar al cerebro y sistema nervioso, lo que provoca convulsiones, pérdida de memoria y espasmos musculares.