Ir al contenido principal

Estar saludable para ayudar a otros: la historia de salud de Petrona

Bonnie Vengrow Por Bonnie Vengrow

Petrona Núñez Montúfar es miembro real de Aetna y nos permitió contar su historia.

Cuando Petrona Núñez Montúfar se mudó de Ecuador a Estados Unidos hace 50 años, llevó consigo su pasión por ayudar a los demás. Mientras se adaptaba al nuevo país, ayudar a las personas fue una fuente de alegría. Con el tiempo, también la motivó para someterse a una operación que le permitiría vivir sin dolor.Naturalmente, tener a su administradora de cuidado, Rita Cardona, a su lado también fue de ayuda.

Los administradores de cuidado de Aetna están para ayudar a los miembros a superar las barreras para llegar a su mejor estado de salud. Sin importar cuales sean los retos, ya sean médicos, sociales, económicos o emocionales, nuestros defensores que viven en la comunidad pueden ofrecer orientación integral y personalizada para que esté mejor.

Generar confianza

Rita, como administradora de cuidado de Aetna, conoció a Petrona en enero de 2018, cuando le asignaron el caso de una señora de 67 años para ayudarla con sus problemas de salud. Pese a los 36 años que se llevan, las dos inmediatamente conectaron. A Petrona, que no habla inglés con fluidez, le gustó que Rita pudiese comunicarse con ella en español y estaba sorprendida por la amabilidad y el respeto en el trato. Rita quedó impactada por la alegría y la ternura que irradia Petrona, pese a sus dolencias. A los pocos minutos del encuentro, Petrona hizo varios ofrecimientos de refrigerios y agua. Rita recuerda haber pensado: “Vine a ayudarla, ¡y me está atendiendo ella a mí!”.

Esa afinidad inmediata resultó beneficiosa para Petrona, que en ese entonces luchaba contra la diabetes, niveles bajos de azúcar en sangre y dolorosos quistes ováricos. A través de numerosas visitas domiciliarias e incontables llamadas telefónicas, Rita hizo que Petrona se sintiera más fuerte para que tomara el control de su salud. Con la ayuda de Rita, Petrona ahora está más atenta y controla mejor la diabetes y los medicamentos que toma. Luego de que Rita la acompañara a sus citas y oficiara de traductora, pudo comunicarse libremente por primera vez con sus proveedores. También está explorando un sistema de cuidado de salud que es totalmente diferente al sistema que tenía en Ecuador. “Rita me explicó cómo funciona el seguro; gracias a eso, fui tomando confianza y ahora puedo cuidar de mí misma”, explica Petrona. “Si no lo hago yo, ¿quién lo va a hacer?”.

Tal vez el dato más significativo es que, gracias a Rita, Petrona juntó confianza para que le extirparan los ovarios en febrero de 2018. Petrona tenía miedo de estar sola y morir en la cirugía, como le había ocurrido a su madre en un procedimiento similar varios años atrás en Ecuador. Sabiendo esto, Rita la acompañó durante la cirugía y estuvo con ella también después de la operación.

Volver a disfrutar de la vida

Cuando Petrona se recuperó de su cirugía y comenzó a sentirse físicamente mejor, notó que su estado de ánimo también había mejorado. Petrona atribuye este cambio a Rita. “Tenía muchos problemas y cargaba una enorme cruz en mi espalda”, explica Petrona. “Rita me ayudó a resolver y superar estos problemas. Me explicó lo que tenía que hacer. Fue muy paciente y amable”.

Con la energía renovada, Petrona pudo volver a hacer las cosas que le gustan, como bailar. “Me siento como un arbolito de navidad iluminado”, confiesa con una sonrisa. También está retomando el servicio comunitario: comparte comidas caseras y saludables con vecinos que necesitan ayuda y les da todo el dinero que puede a los que menos tienen. “Cuando ayudo a las personas, siento que me ayudo a mí misma”, explica. “Me da más gusto dar que recibir”.

Conozca más sobre la administradora de cuidado de Petrona, Rita Cardona.

Sobre el autor

Bonnie Vengrow es una periodista que vive en la ciudad de Nueva York, quien ha escrito para las siguientes revistas: Parents, Prevention, Rodale's Organic Life, Good Housekeeping y más. Nunca conoció un sendero para hacer excursiones que no le haya gustado y, hoy, trabaja para perfeccionar su postura sobre la cabeza en la clase de yoga.

097-19-49