Ir al contenido principal

Cuidado esencial en momentos difíciles: puede cumplir con los requisitos para participar en Medicaid durante la crisis por la COVID‑19 y después de esta

Eric Spitznagel Por Eric Spitznagel

Los nombres y otros datos de los miembros se han omitido o cambiado para proteger su identidad.

Paula A. recuerda estar volviendo de la oficina a su hogar a mediados de abril con un nudo en el estómago. Junto con muchos compañeros de trabajo, acababa de perder su empleo en Illinois, donde había trabajado durante casi una década. La razón fue el coronavirus.

“Fue como si, de repente, me quedara sin apoyo”, cuenta esta mujer de 40 y tantos años, madre de varios hijos. “Siempre creí que estaría en este trabajo hasta que me jubilara. Mi seguridad y la de mi familia dependían de él”. Paula era el único sostén económico de la familia. Tenían ahorros, pero no los suficientes como para que duraran toda la vida. Tenían hipotecas por pagar y matrículas universitarias por afrontar.

Una preocupación inminente fue el seguro de salud. Paula dependía del seguro que tenía a través de su empleador. Tuvo la opción de contratar un plan de seguro a largo plazo, pero, según Paula, “los costos eran demasiado altos”. “No podíamos afrontar el gasto”.

Paula no es la única en esta situación. Desde marzo, cuando la pandemia de la COVID‑19 cobró fuerza en este país, más de 40 millones de personas han perdido sus trabajos.

Pensó en solicitar Medicaid, el programa federal y estatal de seguro de salud, pero cumplir con los requisitos le parecía difícil e incierto. “¿Reunía los requisitos para participar en Medicaid?”, se pregunta. “¿Cuáles son los requisitos financieros? No tenía idea. Todo era un misterio para mí”.

Pero, así como le sucedió a Paula, la situación financiera puede cambiar para todos, a veces de forma repentina e inesperada. Encontrar soluciones donde nunca pensó que podría encontrarlas es señal de fortaleza, no de debilidad. Incluso puede descubrir que un contratiempo transitorio podría terminar poniéndolos a usted y a su familia en un camino más estable hacia una mejor salud.

Casi la mitad de los adultos estadounidenses pospusieron o suspendieron el cuidado médico debido al brote del coronavirus.1 Paula es una de ellos. “Cuando perdí mi trabajo y mi seguro, cancelé el chequeo anual”, dice Paula.

Paula se dio cuenta de que estaba descuidando no solo su propia salud. Su hijo es alérgico a los frutos secos y su medicamento estaba a punto de vencer. “Podíamos arriesgarnos y tener la esperanza de que nada malo sucedería”, dice Paula. “Pero, ¿si sucedía lo peor? ¿Y todo por culpa de mi orgullo? No iba a poder soportarlo”. Un plan de Medicaid con Aetna fue la respuesta correcta, la única respuesta, para Paula y su familia.

Medicaid está disponible hasta en las peores momentos. Unos días antes de que se emitiera la orden de aislamiento en California en marzo de 2020, a Christopher B. le diagnosticaron coronavirus.

Fue el último diagnóstico de una serie de problemas de salud crónicos que tiene este estudiante de casi 30 años que vive en California. Ha tenido enfermedades crónicas durante años y, debido a un cambio en las circunstancias, tomó la decisión de pasarse a Medi‑Cal, el programa Medicaid de California. Fue sencillo solicitarlo, “un trabajador social del hospital lo hizo por mí”, indica Christopher. “Solo tuve que firmar algunas formas”. Su mayor temor, sin embargo, era perder su equipo habitual de médicos.

“Me vi obligado a cambiar de equipo de cuidado”, agrega. “Eso realmente me afectó. Los médicos que brindaron cuidado desde que me diagnosticaron no trabajaban con Medi‑Cal, así que tuve que cambiarme a otro hospital”.

Pero no hay mal que por bien no venga. “Honestamente, fue lo mejor que me pudo pasar”, insiste Christopher. “Mi nuevo equipo es increíble. Siento que estoy recibiendo el mejor cuidado de toda mi vida. Y todo esto es gracias a Medicaid. En ese momento, lo viví como un fracaso. Tuve que inscribirme porque no podía afrontar ningún otro gasto, y esa era mi única opción. Pero, para ser sincero, es exactamente lo que necesito”.

Cuando comenzó a tener síntomas de la COVID‑19, su equipo de cuidado le hizo la prueba el mismo día que fue al consultorio y le brindó el cuidado necesario. “Nunca me sentí tan cuidado en toda mi vida”, dice cuando habla de sus médicos. Y luego agrega con una sonrisa: “Además, nunca recibí una factura. Y eso es algo que te hace sentir bien”.

Paula pronto descubrió lo sencillo que era solicitar Medicaid. “Fue más fácil de lo que pensaba”, dice. “Pensaba que tenía que hacer muchos trámites y presentar muchos papeles, pero no fue nada complicado”.

El proceso es bastante simple: visite el sitio web de Aetna Better Health de su estado y haga clic en la sección “Become a member” (Inscribirse). También puede comunicarse con la agencia estatal de Medicaid o completar una solicitud a través del mercado de seguros de salud. Esta herramienta de evaluación del gobierno también puede ayudarlo a determinar si reúne los requisitos.

Tanto para Paula como para Christopher, inscribirse en Medicaid fue una de las mejores decisiones que tomaron para su salud. Paula quedó sorprendida con algunos de los beneficios adicionales que recibieron ella y su familia al convertirse en miembros de Medicaid a través de Aetna Better Health.

“Estamos todos muy estresados por el coronavirus”, agrega. “Y esto ayuda a disminuir un poco el estrés”. Se realizó el chequeo anual a través del servicio de telemedicina y su hijo obtuvo el medicamento contra la alergia al maní que necesita. Todo con cobertura total. “Es difícil describir el sentimiento”, dice Paula. “Todavía tenemos dificultades, pero ahora sabemos que la salud no es una de ellas”.

1 https://www.forbes.com/sites/brucejapsen/2020/05/27/poll-nearly-half-of-us-adults-skipping-care-amid-pandemic/#3006e96e2273

Sobre el autor

Eric Spitznagel es colaborador frecuente de Vanity Fair, Billboard, Men's Health, Playboy, The New York Post, The New York Times Magazine, etc. Publicó ocho libros, incluido el último: “Old Records Never Die: One Man's Quest for His Vinyl and His Past”. Vive en Chicago junto con su esposa y un científico aficionado de 8 años.

¿Todavía no es miembro?

Vea si la cobertura de Aetna Better Health® Medicaid está disponible en su estado.